Imagen virus COVID-19

Carta abierta de la Dra. Julie Levy.

Julie Levy es Dra. en veterinaria de refugio, especialista en enfermedades infecciosas y profesora en la Universidad de Florida. Es una referente mundial en la investigación de la gestión de colonias felinas.

> Haz clic aquí para descargar (PDF)

A mis colegas de protección animal:

Me he pasado toda mi carrera profesional estudiando, entrenando y abogando por la esterilización / castración en todas sus modalidades: pediátrica, HQHVSN (high quality-high volumen spay and neuter= esterilización/castración de alta calidad y de alto volumen), CER (capturar-esterilizar-retornar), MASH (mobile animal spay/neuter hospital =hospital móvil para castrar/esterilizar animales), incluso cuando era impopular.

Nunca pensé que estaría defendiendo todo lo contrario.

Durante más de 3 décadas, esterilizar/castrar ha formado parte de salvar vidas de animales.

Y,  de repente, ha aparecido el COVID-19 que está desafiando todos los aspectos de nuestra vida cotidiana así como la de las operaciones de refugio, reescribiendo el libro sobre los servicios esenciales.

Se nos dice que nos quedemos en casa para evitar sobrecargar el sistema de salud y que cada excepción al distanciamiento social disminuye su eficacia. ¿Qué significa esto para los programas de esterilización / castración?

Estamos viviendo tiempos sin precedentes que se presentan con dinámicas desafiantes y en continuo cambio. Los profesionales del bienestar animal se han ganado un lugar en la mesa nacional como expertos en ayudar con los desastres y brindar orientación a otros para así superar lo que parecen ser problemas insuperables.

La emergencia de salud pública que está sobre todos nosotros con COVID-19 nos llama a todos a la acción. Debemos centrar inmediatamente nuestra atención en hacer absolutamente todo lo posible para apoyar nuestro sistema sanitario. Esto se traduce en distanciamiento social y mantenerse a salvo. Incluso si nos distanciamos del público, realizar cirugía implica traer personal a su puesto de trabajo con la consiguiente cercanía entre unos y otros.

Los procedimientos esenciales son para aquellas afecciones que ponen en peligro la vida, que se deterioran rápidamente, que pueden causar disfunción permanente o para aliviar el sufrimiento. ¿Qué es lo que no está incluido en la lista de funciones esenciales? Los servicios de esterilización y castración para animales de particulares, las protectoras, o para el método CER. Así que, por favor, detengámonos. La urgencia de esta pandemia sin precedentes requiere una acción radical para proteger la vida humana y en consecuencia, proteger la vida de los animales. Es de suma importancia apoyar nuestro sistema sanitario, que está a punto de llegar a su límite, quedándonos en casa.

Aquí ya no se trata solo de nuestra misión de bienestar animal, sino la salvaguarda de esas almas valientes que están literalmente arriesgando sus vidas y su bienestar personal por nosotros. Los sacrificios que ahora hagamos determinarán qué sacrificios más grandes nos depararán las próximas semanas y meses. Por lo tanto, es hora de suspender las esterilizaciones/castraciones.

Esto permitirá mantener el mayor número posible de personas con salud y fuera de nuestros hospitales para que hayan camas disponibles cuando sean necesarias.

Esta acción salvaguardará nuestro personal para que cuando la crisis se acabe, y se acabará, tendremos trabajadores expertos y sanos que podrán volver a sus puestos de trabajo con fuerzas renovadas y dispuestos a tratar las necesidades de los animales con los que estamos totalmente comprometidos.

Esto permitirá que se mantengan intactos los equipos de protección para aquellos casos inevitables de emergencia o para cuando los hospitales pidan a los veterinarios que compartan su stock porque las enfermeras o los médicos estén trabajando sin ellos.

En lo que se refiere a los equipos de protección, por favor, tened en cuenta de que es una consideración de poca importancia. Aunque nosotros, los veterinarios somos ingeniosos y conseguimos crear alternativas cuando nos estamos quedando con pocas provisiones, aquí se trata de quedarnos en casa para ralentizar la propagación de la pandemia.

Las decisiones que tomemos hoy determinarán el resultado de la pandemia, incluyendo cuantas personas morirán y cuantas organizaciones de bienestar animal y equipos sobrevivirán para continuar una vez la pandemia desaparezca.

Cada vez que pongamos en riesgo la distancia social y el quedarnos en casa estamos poniendo en peligro el salir incólumes. Las enfermeras y los médicos que están en primera línea, están rogando que nos quedemos en casa. Tenemos que escucharlos y actuar en consecuencia.

Esterilizar/castrar es una herramienta para salvar vidas, pero somos demasiado creativos y habilidosos para creer de que no podremos superarlo de otras maneras, a pesar de la temporada de cría de los gatos. Dejar las esterilizaciones/castraciones en pausa es como recibir un puñetazo en el estómago, y tendrá sus consecuencias- muchos cachorros de gato nacerán, las entradas económicas bajarán, habrá que despedir personal – pero estas consecuencias no son nada si las comparamos con la alternativa. El trabajo que hemos llevado a cabo en bienestar animal, control animal y medicina de refugios en los últimos 30 años requiere que nos alejemos de esterilizar/castrar durante esta crisis y de meter todos nuestros esfuerzos en hacer todo lo que podamos para parar esta pandemia con el fin de salvar vidas humanas y volver a tener nuestro mundo de vuelta lo antes posible. Vuestro liderazgo significa todo para este esfuerzo. Por favor, uníos a este llamamiento.

*Traducido por Marian Iserte de Castellón.

** https://sheltermedicine.vetmed.ufl.edu/2020/03/29/why-must-we-suspend-spay-neuter-surgery-during-the-pandemic/?fbclid=IwAR3WKUPkUzRxfan8JNdd4nr4dzbqS6NGpcPJ7kbomNhrSLFt0ir1FNw-ZlA

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *