Tiempo de lectura: 2 minutos

La Asociación Andaluza por la Defensa Animal, en el primer Foro Felino de Sevilla, convocó a juristas, entidades y expertas en gestión para hablar de la realidad de los gatos en la ciudad hispalense. Lola García la Presidenta de la Asociación junto a Sonia Sánchez repasaron los aspectos jurídicos y Agnès Dufau y Mercedes Vara de FdCATS  ofrecieron claves para la mejora de las prospectivas.

La reciente aprobación de una Ordenanza de Protección Animal local contrasta con las denuncias realizadas por entidades animalistas sobre la retención y el fin de algunos gatos callejeros en el zoosanitario. La incorporación del manejo ético de la población felina en la normativa consolida unas prácticas que privadamente entidades y particulares han ido realizando en numerosos distritos de la ciudad a lo largo de la última década. Por ejemplo, la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Sevilla, de la mano de Julia Mahindo ha facilitado datos sobre el crecimiento anual de las esterilizaciones que en 2020 supera los 3000 individuos. El control de la natalidad se completa con alimentación y seguimiento cotidiano.

Precisamente los obstáculos que la municipalidad ofreció a las cuidadoras durante el pasado confinamiento de la primavera para realizar su labor impulsó una serie de recursos judiciales de AADA que se resolvieron a favor del derecho a alimentar e incluso el deber de hacerlo como parte de la salud pública y como el Ministro Illa reconoció en Marzo a través de un Decreto Ley,  y comunicación del Director General de Derechos de los Animales

Según las participantes es importante mantener la prudencia en la comunicación de datos que puedan vulnerabilizar a las colonias, es oportuno exigir una inversión para el CER por parte de los consistorios además de denunciar y frenar las capturas de gatos gestionados. Se señaló la importancia de convocar a la totalidad de personas involucradas en la gestión ética felina identificar los propósitos comunes, arrinconar las diferencias y ensayar soluciones para acabar con las trágicas experiencias entre los muros de una institución amparada por el consistorio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *