Tiempo de lectura: 2 minutos

Capturar y matar, no resuelve las molestias vecinales ocasionadas por colonias descontroladas.

En ocasiones nos encontramos con situaciones en las que tenemos que aconsejar a ciudadanos que se quejan de los gatos en sus propiedades. Lo primero que hay que informar es que sin duda el CER es el método científico más efectivo y eficaz para gatos comunitarios. En otras ocasiones, orientarlos a que los respeten y protejan las zonas donde no desean tener gatos.

Antes de comenzar queremos aclarar el concepto de «Efecto Vacío«:

Un fenómeno en el que la eliminación de los gatos de una zona abre la zona dicha área a una eventual afluencia de nuevos gatos, ya sea de territorios vecinos o nacidos de cualquier gato restante. Estos nuevos gatos se mudan para aprovechar los recursos existentes, principalmente los alimentos, y rápidamente se reproducen de nuevo a hasta su capacidad de carga. El efecto de vacío ha sido documentado científicamente en múltiples especies animales, y es por eso que el enfoque de captura y muerte a los gatos comunitarios es inútil e ineficaz. Documentado científicamente en múltiples especies animales (Roger Tabor; 1983)

A continuación vamos a intentar representar las distintas situaciones, con algunos consejos:

1.- Los gatos duermen bajo tu porche, en tu cobertizo o vehículo

  • Los gatos buscan un refugio seco y cálido. Ofréceles refugio con techo en otro lugar
  • Si los gatos tienen un cuidador, pídele que les brinde refugio, en lugar tranquilo alejado del trafico.
  • Cuando tengas seguridad que no hay ningún gato dentro de tu zona, bloquea o sella el área en la que los gatos entran con tela de gallinero o con un entramado
  • Instala un repelente ultrasónico 
  • Usa una cubierta para mantener tu vehículo libre de huellas de patas

2.- Los gatos hurgan en tu basura

  • Habla con tus vecinos para determina si los gatos de tu vecindario son sus mascotas, gatos comunitarios, gatos ferales y si están esterilizados
  • Coloca una tapa hermética a tu cubo de basura.
  • Averigua si los vecinos alimentan a los gatos. Si lo hacen, asegúrate de que sigan las Buenas prácticas
  • Considera alimentar tú mismo a los gatos si no encuentras un cuidador regular. Alimentar a los gatos de forma adecuada ayudará a garantizar que no estén tan hambrientos como para buscar en la basura.

3.- Los gatos escarban en tu patio

  • Pon fragancias que alejen a los gatos (cáscaras frescas de naranja o limón, café molido húmedo o un recipiente metálico con vinagre)
  • Utiliza caminos de alfombras de plástico, con los picos hacia arriba, ligeramente cubiertos con tierra
  • Rociadores activados por el movimiento
  • Cubre la tierra expuesta de maceteros y jardín con piedras de río grandes para evitar que los gatos escarben
  • Proteja las zonas de acceso con piedras volcánicas o alfombrilla anti gatos

4.- Los gatos maúllan, pelean, orinan, deambulan y tienen gatitos

Promueve el CER (captura, esterilización y retorno) frente al desfasado enfoque de control de la población felina mediante captura y muerte

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Responder a Patricia López Carmona Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *